26 septiembre 2008

El sexo de tu saliva

Tan salados los dedos,
tan húmeda el alma,
tan sabrosa tu boca,
tan tembloroso mi cuello.

Tan afilados tus dientes,
tan asombrado mi vientre,
tan pétrea mi esperanza,
tan ansiosa tu saliva.

4 comentarios:

elyon dijo...

Iba a ir a tu blog a decírtelo pero ya que estoy me quedo aquí. Llevas un tiempo que me sorprende aún más si cabe que la primera vez que te leí, la capacidad que tienes para expresar tal como lo haces. Me encanta.

C. L. DeMedeiros dijo...

¿es mejor ser um poeta de mierda?
o una mierda de poeta?

me gusto mucho tu blog

me atrevo a escrebir poesias
una que otra vez
en castellano

soy de Rio de Janeiro-Brasil
pero me encanta'
la lengua de
castilla

carlos

Aprendiz dijo...

Expresar es imposible sin vivir. Así que como siempre, la culpa de esto es de quien me hace vivirlo.

Gracias juventud.

Por cierto, parece que esto vuelve a la vida... anímense.

Iréz dijo...

Grandioso.


Sin más que decir.

Free counter and web stats